Cuando se decide compartir departamento, algunas de las grandes dudas aparecen al buscar compañero de departamento, pero hay algunas claves que lo harán mucho más fácil.

Vivir en un departamento compartido puede ser una experiencia muy positiva, pero si se escoge mal a las personas con las que convivir puede resultar un auténtico desastre. Hay que tener en cuenta que muchas veces, aquellas personas con las que mejor compaginamos en algunos asuntos, en la convivencia pueden no ser las ideales, y que tenemos que dejar siempre claras nuestras prioridades.

Puntos esenciales al buscar compañer@ de Departamento

Estos son algunos de los puntos más importantes que debes tener en cuenta al buscar compañero, para no fallar en el intento y no llevarte un disgusto después:

Mejores amigos

Con tus mejores amigos puedes tener una excelente relación, pero quizás solamente la tienes al vivir separados. En la convivencia todo cambia, y hay cosas que quizás no sean compatibles. Un consejo: no pierdas una gran amistad por algo así. Aunque claro, hay excepciones, y si estás 100% segur@ de que irá bien, entonces hazlo.

Alguien muy diferente a ti

Si a ti te gusta el deporte y a la otra persona quedarse todo el día delante del sofá, si te encanta el orden y la otra persona deja todo tirado por el suelo, si odias el tabaco y la otra persona fuma… Entonces no es una buena idea. Aunque para vivir juntos no necesitas a alguien que sea muy parecido a ti (de hecho a veces puede ser contraproducente que se parezcan demasiado), lo que sí que es cierto es que no puedes tener gustos y modelos de vida opuestos, porque nunca funcionará.

Horarios

Lo mismo pasa con los horarios. Un estudiante recién llegado a la ciudad con ganas de fiesta no es compatible con un opositor a notario. Si estas en una etapa parecida, o al menos llevas un ritmo de vida similar, encajaras mucho mejor y habrá menos problemas.

Te incorporas a un departamento ya ocupado

Aunque no tiene por qué ser un problema, a veces tienes que fijarte en el clima que ya hay en la casa, y en que puedas adaptarte al ser la novedad.

Reglas básicas de convivencia

Siempre es muy importante poner unas reglas básicas de convivencia para que todo funcione correctamente. Cuando vives con tu familia todos se conocen bien, y muchas veces no es necesario aclarar algunas cosas como por ejemplo: ¿se pueden traer amigos? ¿cómo se realiza la compra: juntos o por separado? ¿cómo nos repartimos las tareas?¿cuales son los gastos fuera del canon de arriendo?

Manías de cada uno

Por último, también es esencial antes de empezar a vivir juntos ser totalmente sinceros con las manías que tienes, pues así pueden intentar evitar molestar al otro. Cuanto antes se hable mejor, ya que a veces, como en el caso del tabaco, hay manías totalmente incompatibles que harán que la convivencia sea imposible.